El Sevilla, reflexiones del hombre lengua

El Sevilla, reflexiones del hombre lengua

El Viernes tuve la ocasión de ver al componente del grupo de rock “Mojinos Escozios“, Miguel Angel Rodríguez, más conocido como El Sevilla, en el teatro López de Ayala de Badajoz protagonizando su primer, y estoy convencido de que no su único monólogo, Reflexiones del hombre lengua.

No vi a El Sevilla de los Mojinos, no vi a El Sevilla de la televisión, ni al de la radio, en este caso pude contemplar y reir sin parar con una nueva propuesta del artista.

El Sevilla en su nuevo espectáculo, reflexiones del hombre lengua

Si todavía no habéis tenido la oportunidad de poder ver la nueva faceta del artista El Sevilla, y tenéis la posibilidad de hacerlo os aseguro que no os vais a arrepentir porque son casi dos horas de risas continuadas gracias al monólogo Reflexiones del hombre lengua.El Sevilla, reflexiones del hombre lengua

Somos pocos los seres humanos los que tenemos la capacidad o el don divino de elaborar y fabricar pensamientos inútiles e intrascendentes, motivo por el que he decidido que ha llegado el momento de repartir y compartir con mis semejantes la sabiduría de la que me ha dotado la Naturaleza, sin más pretensión que la de demostrar que hasta el más tonto, poniendo mi persona como ejemplo personal de esta reflexión, puede hacer relojes…

En un espectáculo en el que El Sevilla hace gala de su don de palabra, nos muestra cómo cualquier persona puede ser un sabio en filosofía o filología, que se puede reír con solo utilizar conceptos abstractos y tan pesados como pueden ser la sabiduría, el pensamiento o el conocimiento, pero siempre visto desde un punto de vista de lo más absurdo.El Sevilla, reflexiones del hombre lengua

Reflexiones del hombre lengua es algo nuevo dentro del mundo de los monólogos y os aseguro que tenéis la risa asegurada durante las casi dos horas que dura. Y es que pensar nunca está de más y, aunque penséis que me he vuelto loco, lo cierto es que escuchar y ver el monólogo de El Sevilla es como si hubiera asistido a una terapia de grupo donde salí mucho más positivo de lo que entré.

Solo os digo que si tenéis la suerte de ver a El Sevilla en Reflexiones del hombre lengua, nunca volveréis a ver con los mismos ojos a los Donuts ni tampoco a los triángulos, y hasta ahí puedo leer, porque si os cuento más ya no tiene gracia, y además tendréis la posibilidad de, al finalizar el espectáculo, haceros una foto con el simpar Sevilla.

Os dejo un vídeo donde él mismo os invita a asistir a su primer y no único monólogo:

 

 

 

Escribir un comentario