Cómo acertar con el Esmoquin y no parecer un camarero

Cómo acertar con el Esmoquin y no parecer un camarero

Acertar con el Esmoquin para estas próximas fiestas navideñas no es tan fácil como parece y son muchos los hombres que no lo usan porque se sienten incómodos con él.

El Esmoquin suele tener un diseño más bien clásico, y si eso lo unes a que te puede dar cierto reparo llevar el mismo que el camarero al que le ha tocado trabajar en la fiesta a la que has sido invitado, pues es normal que te dé cierta “alergia” el usarlo.

Pero es posible que algún día te llegue una invitación, sea a una boda, o a algún evento de Navidad en el que el dresscode que se pide sea de etiqueta, y tengas que llevar esta prenda. Hoy te voy a dar unos consejos para que aciertes de pleno.

Acertar con el Esmoquin es fácil si sigues unas reglas

Es muy importante que elijas un Esmoquin adecuado para no meter la pata y no sentirte a gusto con él. Para ello debes seguir unas reglas fundamentales:

1 . Elige tu talla – Cuando vayas a probarte el esmoquin, debes tener muy claro que has elegido la talla correcta. Pero esto tambi´nelo debes aplicar a cualquier traje que te compres. En cuanto al pantalón debes estar muy atento para observar cómo te queda el bajo, ya que nunca deben ser ni muy altos ni muy bajos.

En cuanto a la chaqueta, sucede lo mismo. Es posible que elijas una talla que te quede bien de cuerpo, pero que de mangas te vaya muy grande. Es por eso, que lo ideal es que acudas a un buen sastre para que te lo haga a medida. Pero, claro, el principal problema a la hora de encargar un esmoquin a un sastre es que a veces no suele compensar las veces que lo vas a usar con el precio que tiene este traje a medida. En la actualidad hay este tipo de prendas en muchas tiendas.

Así que si te vas a decantar por comprar un esmoquin en una tienda, fíjate bien en que las mangas nunca sobrepasen de las muñeca. Ahora dobla el brazo hacia el pecho, la manga no debe elevarse mucho más de la zona de la muñeca tampoco.

Algo también muy importante es que la largura de la chaqueta no debe superar las caderas. El problema que tiene este tipo de americanas es que suelen ser complicadas de arreglar, a no ser que tu madre sea una modista experta, por lo que es muy importante que nos quede perfecta.

El color del esmoquin puede ser negro o blanco, aunque actualmente hay otros colores que cada vez se usan más, como el verde botella.

Ahora que ya sabes lo que debes tener en cuenta a la hora de fijarte en la chaqueta, te cuento lo que debes hacer para que la camisa quede perfecta. Es muy importante que la camisa sea de puño doble pero si no la encuentras tampoco pasa nada. Hay muchos tipos de cuellos y de botonaduras. Las de cuello inglés son las que más se llevan.

El fajín va cayendo en desuso pero lo cierto es que este complemento es ideal para remarcar la figura y notarás que ópticamente tus piernas se alargan. Otro complemento super importante es la pajarita. En cuanto a ella, cuidado con el tamaño que elijas. Nunca apuestes por una pajarita demasiado grande. Es mejor que tenga un tamaño que sea discreto.

En cuanto a los zapatos, lo mejor es que vayas a lo seguro y que optes por unos zapatos de charol con la punta redondeada.

Ahora que ya tienes algunas de las claves para acertar con tu esmoquin, te dejo con algunas imágenes de los diseños que más me han gustado y que he visto en Asos. Y los que ves en el comienzo de este artículo son de Zara.

Cómo acertar con el Esmoquin y no parecer un camarero

 

Escribir un comentario