Cómo vestir para una entrevista de trabajo

Cómo vestir para una entrevista de trabajo

En la actualidad encontrar un trabajo es casi una osadía, las palabras que más oímos a través de los medios de comunicación son paro y poco trabajo. La situación está claro que es muy complicada pero son muchos los que no se dejan vencer por las adversidad y buscan la oportunidad perfecta.

Seguro que te has pasado las horas y las horas pateando las calles y dejando montones de currículums, e incluso te has quemado las retinas buscando ofertas por el ordenador… 

Cosas que debes tener en cuenta en tu entrevista de trabajo

Y al final, después de mucho esfuerzo, has logrado una entrevista de trabajo, pero las dudas se te comienzan a acumular, sobretodo la de ¿cómo voy a ir vestido para la entrevista? No te preocupes porque hoy te voy a echar un cable para que aciertes al 100%.

Cómo vestir para una entrevista de trabajo

Antes de asistir a una entrevista de trabajo debes plantearte una serie de cosas, como por ejemplo, qué colores llevarás, si apuestas por tu barba o te la afeitas, la ropa que será más adecuada…

Lo primero que debes tener en cuenta es que no será la misma indumentaria la que utilices para realizar una entrevista para un cargo importante de una empresa de abogados que para un puesto de reponedor en un supermercado, por ejemplo… Dependiendo de un caso u otro podrás permitirte tener más o menos libertad a la hora de escoger el estilo ideal, así como posteriormente en tu día a día.

Para empezar a marcar tu propio estilo, voy a darte una serie de normas que nunca deberás hacer bajo ningún concepto:

Cómo vestir para una entrevista de trabajo

1. Jamás de los jamases asistirás a una entrevista de trabajo con camiseta.

2. Nada de colores llamativos, chillones, porque por mucho que estén de última moda, para esta ocasión tan importante los vamos a descartar.

3. Evita llevar tendencias poco adecuadas como estampados de estilo militar, étnico, floreado, y mucho menos tachuelas.

4. Procura no abusar de un exceso de complementos, puedes llevar tu reloj y un maletín donde llevarás lo necesario, nada más. Olvídate de llevar una mochila y mucho menos pulseras desgastadas.

A mí, personalmente, me encanta lucir un estupendo traje de chaqueta, por muy sencillo que sea, siempre da un toque extra de elegancia y cierto porte.

Aunque debo decir que es una de las prendas más complicadas que tenemos, si se elige adecuadamente es sinónimo de triunfo. Si vas a apostar por lucir un traje, debes tener en cuenta que el largo de la chaqueta sea el correcto, al igual que el de las mangas o el bajo del pantalón. Debe estar todo perfecto. Este tipo de prendas es ideal para asistir a tu entrevista de trabajo si crees que posteriormente te van a requerir que uses traje a diario.

El color del traje es muy importante, lo mejor es que para la entrevista de trabajo apuestes por los colores clásicos de toda la vida, es decir,  negro, azul marino o gris. Deberás tener muy presente la elección del tejido y de su textura, porque no causarás buena impresión si se te ocurre aparecer con un traje brillante, eso déjalo para las fiestas.

Algo muy importante también es la elección correcta de la camisa y de la corbata, la primera siempre será en color blanco o en tonos pastel que contrastará con el color de la corbata que podrá ser de un tono liso intenso o, incluso, estampada.

Pero, si por el contrario, optas por no llevar traje, porque el empleo al que aspiras no lo requiere, lo mejor es que optes por un estilo más casual. Usa básicos, nada de estampados, por ejemplo, algo que te puede quedar muy bien es usar un jersey de punto, porque te dará un toque de seriedad, y que sea en colores apagados o neutros. El calzado deberá ser un comodín, esos zapatos que te pegan con casi todo, como unos botines o unos brogues.

Ahora solo queda que te relajes, respires profundo y que le eches una buena dosis de optimismo y buen hacer, ya verás como pronto estarás siendo un currante!

 

Escribir un comentario