Kalaca Skull, el hombre calavera

Kalaca Skull, el hombre calavera

Kalaca Skull, o más bien, Eric Yeiner Hincapié Ramírez es un tatuador que vive en Bogotá y que se ha vuelto muy famoso por el hecho de haberse quitado la nariz y las orejas para transformar su rostro en una calavera.

La transformación de este colombiano de 22 años comenzó a los 12 años, cuando su madre murió. Su obsesión por la muerte y las calaveras, le llevó a realizarse su primer tatuaje. Una promesa que le hizo a su madre, “ser diferente“, le llevó a seguir modificando su rostro. 

Kalaca Skull o la pasión que se transforma en obsesión 

 

Kalaca Skull, el hombre calavera

Con el paso de los años, Kalaca Skull, en su obsesión por convertir su rostro en una calavera, ha pasado por diferentes cirugías. Se ha quitado la nariz, las orejas, se ha realizado implantes en los pómulos y en la parte superior del rostro, tiene pigmentación ocular (para que parezca que tiene las cuencas de los ojo vacías) y lengua bífida.

Y todo, con el objetivo de lograr parecerse finalmente a la mismísima Parca.

Kalaca Skull dice no tenerle miedo a la muerte, por eso busca acercarse más a ella. Tiene tatuado el 99% de su cuerpo. Incluso la lengua, que fue la primera parte de su cuerpo que modificó: tatuada de color gris y dividida en dos.

La idea de la lengua fue porque soy amante a las culebras. Me gustan mucho las culebras como se ven. Me gustaría tener una de mascota. Sí, me gustan las culebritas, lo más lindo“, ha asegurado Kalaca Skull en una entrevista para la CNN en Español.

Kalaca Skull, el hombre calavera

Su próximo objetivo es realizarse un implante de pómulos. Cuenta que también le falta un último implante en la barbilla, para darle más forma de calavera a su rostro. Quiere quitarse el dedo anular, los pezones, afilarse los dientes, quitarse el ombligo, posiblemente tatuarse más la lengua para que le quede negra y volverse a tatuar los ojos “para que quede perdida la mirada“.Comenta que su mayor sueño es vivir un día de los muertos en México.

Escribir un comentario