Ahora se lleva el hombre spornosexual

Si hace unas temporadas era tendencia ser metrosexual, es decir un hombre refinado, urbanita, que se cuida mucho, ahora lo que se lleva es ser spornosexual.

El término spornosexual no es nuevo, hace ya la friolera de 20 años que fue acuñado por el periodista británico Mark Simpson, en una época en la que un hombre que se cuidaba era visto casi como un auténtico extraterrestre…

Pues bien, ahora aparece otra vez el spornosexual, que surge de fusionar el deporte (sport) con el porno (porn) y con el término metrosexual, y solo se trata del clásico metrosexual pero mucho más vanidoso.

Cuando nos referimos a un spornosexual, hablamos de un hombre que va todos los días al gimnasio, ve por la noche porno y prefiere valorar más el culto a su cuerpo que tener un fondo de armario perfecto.

Ahora se lleva el hombre spornosexual

Al spornosexual le obsesiona mucho más marcar abdominales que sus estilismos, porque su intención es llegar a convertirse en un híbrido entre una estrella porno y un astro del deporte. Es una nueva tendencia que explora la parte más sexual del metrosexual.

Según el propio Mark Simpson: «El deporte se nos ha metido en la cama con el porno mientras Armani sacaba fotografías,  el ‘spornosexual’ transmite sexo; lo lleva escrito en su cuerpo. Es la ‘pornificación’ del aspecto físico y su contínua exhibición pública. Para la generación de hoy, los medios de comunicación, ‘selfies’ y el porno son los principales vectores del deseo masculino. Ellos quieren ser queridos por sus cuerpos, no por su armario. Y ciertamente tampoco por sus mentes«.

¿Cómo reconocer a un spornosexual?

Las prefeerencias sociales han pasado de que los standartes de hace poco como David Beckham, que es un hombre elegante, sensual, y que combina a la perfeccción sus estilismos, ahora han pasado a tipos como Cristiano Ronaldo o David McIntosh, aunque realmente, el que está considerado como el rey de los spornosexuales es Dan Osborne, un joven que salió del reality «The Only way is Essex«, que es, por si alguna vez lo habéis visto, la versión británica de «Gandía Shore«.

Ahora se lleva el hombre spornosexual

Para diferenciar a un spornosexual de un metrosexual lo más evidente es la anatomía física, al primero le encanta llevar camisetas de pico, quiere resaltar a toda costa su musculación y sus bebidas favoritas son las energéticas y de proteínas.

Este tipo de hombres suelen ser carne de cañón de un sinfín de realitys shows en las que muestran sus pectorales sin pudor, cosa que les sube el ego por las nubes. Le gusta lucir tatuajes y suelen aparecer siempre que pueden en minúsculos calzoncillos. Es un hombre al que le gusta gustar, lo mismo da a quien.

Es decir que si al metrosexual le encanta protagonizar portadas de revista, el spornosexual prefiere lucir palmito en las redes sociales mostrando su físico ya que le encanta coleccionar «likes» en sus fotos.

Las palabras preferidas del spornosexual «yo y mi espejo» y es que le encanta pasarse el día observando su cuerpo musculado, si pudiera se pasaría el día abrazándose porque se quiere un montón.

Mientras que el metrosexual es adicto a cuidar su cutis en el baño, el spornosexual prefiere cuidar todo su cuerpo por igual, pero sobretodo su tableta de chocolate, a más abdominales mayor es el ego que tendrá.

Así que ya lo sabéis chicos, si os sentís identificados con el nuevo hombre que os estoy describiendo, yo desde luego no, porque soy tan perezoso que eso de pisar el gimnasio ya me da grima, entonces os estáis reconociendo como la nueva tendencia masculina del momento, los spornosexuales.

¿Qué opináis de este nuevo término? La verdad es que ahora que lo dicen me doy cuenta de que cada vez me encuentro más hombres que se ajustan a este concepto que hace un par de años…

Te puede interesar

Un comentario

    Escribir un comentario