El regreso del borsalino

Si existe un complemento masculino que genera amor y odio a partes iguales este es el sombrero, no todos se atreven con él, pero si vosotros entráis en ese grupo, vais a tener que hacer un esfuerzo porque esta temporada el sombrero borsalino es el gran triunfador.

El sombrero es un accesorio delicado a nivel de estilo, porque es muy fácil cruzar la línea entre el ridículo y la elegancia…

El sombrero borsalino regresa con mucha fuerza y ya está presente en la mayoría de las tiendas de moda, lo bueno que tiene es que dispone de infinidad de diseños. Si no sabéis de qué sombrero os hablo, es aquel que tiene las alas cortas, y que de un lateral está ligeramente  más levantado y con un lazo que rodea la copa.

El regreso del borsalino

Esta temporada, el sombrero borsalino  es el protagonista en las cabezas masculinas, y se presenta de nuevo en tonalidades neutras y cálidas como los marrones, beige, grises.

El borsalino es capaz de acompañar los más diversos estilos, desde el más grunge al más clásico, porque puede ser de ala más estrecha o más ancha, o incluso hay versiones en las que posiblemente deja de ser un borsalino…
Este sombrero aparece en diferentes colores, y siempre queda fantástico, es un complemento que se resiste al paso del tiempo y es apto para multitud de ocasiones.
Cuando hablo de borsalinos siempre me vienen a la mente dos famosos de los años 70, Alain Delon y Jean Paul Belmondo que aparecieron como dos mafiosos de fedora en precisamente el film “Borsalino”, poco tiempo después, el boom de este sombrero fue tal que  Al Pacino, Robert Redford y Warren Beatty, entre otros actores apostaban por el  borsalino en sus películas, como  es el caso de  “La naranja mecánica”, “Bonnie & Clyde”, “Breathless”, etc, etc.
El regreso del borsalino
Pero volviendo al presente, muchos son los famosos que también apuestan por este complemento masculino como es el caso del actor Hugh JackmanIan Somerhalder entre otros.
El sombrero borsalino suele ser de fieltro con ala recta de tamaño medio y cinta o banda que recorre la copa. Una copa que destaca por una hendidura en el centro.

Discreción y sombrero no suelen ser, de primeras, demasiado compatibles, por lo que hay que intentar buscar un equilibrio. Para que logres acertar te recomiendo que te decantes por borsalinos que no llamen especialmente la atención, y que no le quiten importancia al resto de tu outfit, que deberá ser de por sí en tonos neutros, si vas a colocarte este complemento de moda masculina.

Algo que te quiero aconsejar y que no debes olvidar nunca es que un sombrero, sea cual sea su estilo, dejará de tener su gracia cuando comiences a abusar de él, así que aunque te encante esta moda, procura dosificar su uso si no quieres parecer demasiado repetitivo.

Si ya tienes ganas de hacerte con el sombrero de moda de esta temporada ya te aviso que un auténtico borsalino no te va a salir nada barato, ya que su precio suele ser de aproximadamente unos 200 eurillos, pero yo, como siempre he encontrado algún que otro chollo, no será auténtico pero da el pego, me refiero al borsalino que me he comprado en ASOS por  menos de 30 euros… Si todo es ponerse delante del ordenador y buscar y buscar hasta encontrar una ganga, eso sí, os aconsejo que si es la primera vez que os vais a comprar un sombrero , vayáis en persona porque dependiendo del tamaño de vuestra cabeza necesitaréis una u otra talla. También, si lo vais a pedir por internet, probad a medir el contorno de la cabeza y así ya sabéis la medida exacta.

 

Escribir un comentario