Gestos que debes cuidar en la mesa

Normalmente, en Verano se realizan muchas comidas entre amigos y familia, así que existen unas normas básicas y gestos que no puedes saltarte a la torera en la mesa por mucha confianza que tengas con los anfitriones.

Cuando estamos en  la mesa hay que tener mucho cuidado con algunos gestos y acciones que realizamos y que damos por supuesto que no molestan a nadie aún cuando no es así, hoy os voy a mostrar los más comunes y, por supuesto, poco correctos.

Bostezar en la mesa es de muy mala educación, por mucho que hayas dormido mal, que estés cansado, que la conversación te aburra, o que simplemente en la sobremesa te entre sueño y ves que no puedes reprimir el bostezar, recuerda por lo menos poner la mano delante de la boca y no enseñarle las muelas del juicio al resto de los comensales.

Gestos que debes cuidar en la mesa

Seguramente que en alguna ocasión habéis visto a una persona que parece que tiene todos los picores del mundo, es bastante desagradable ver como se está rascando mientras tú y el resto de los comensales estáis comiendo, es que eso no se debe hacer a la mesa porque es un gesto muy desagradable. Si a ti te empieza a picar algo, lo primero que debes hacer es levantarte de la mesa e ir a una habitación contigua o al baño para dar rienda suelta a tu instinto de rascarte sin parar. Si no puedes levantarte continuamente, el proceso debes realizarlo muy sutilmente, sin que el resto se de cuenta de lo que te sucede.

Algo que me resulta insufrible es ver como alguien «se desatasca las cañerías», si a ti te sucede que tienes algo en la nariz, lo primero que debes hacer es tomar un pañuelo, girar la cabeza con disimulo e intentar eliminar con suavidad el problema, si este persiste, entonces acércate al baño y haz lo que tengas que hacer en privado.

Lo mismo sucede con las orejas, ni se te ocurra, rascar, insertar el dedo ni frotar esta zona mientras estás en la mesa, es muy desagradable ver que mientras estás comiendo, la persona que tienes enfrente se dedica a «retirar la cera» de sus oídos…

Otra cosa de suma importancia, seguro que más de una vez, mientras estabas comiendo, te ha llegado cierto olor desagradable a piés… Pues bien, puede ser que estés estrenando calzado o que te duelan las extremidades de estar tanto tiempo de pie, nunca se te ocurra quitarte los zapatos, aunque no se vea, porque puede ser que al vecino de al lado le aromatices la comida…

Seguro que no te gusta para nada que pasen el brazo por encima de tu plato cuando estás comiendo, pues eso también va por ti, si tienes la necesidad de tomar un trozo de pan, una salsa, o el salero, y ves que no puedes llegar, no le metas el brazo a tu vecino, pide con amabilidad lo que desees y así todos estaréis contentos.

Gestos que debes cuidar en la mesa

Parecen tonterías, pero son gestos que realizamos a diario y que son muy desagradables para nuestros compañeros de mesa, y es que por mucho que en otras culturas pegarse un eructo esté muy bien visto, en nuestra sociedad es un gesto fatal, sobretodo si encima es una cena formal o romántica.

Hay muchos otros gestos como jugar con la comida, con los cubiertos, gritar, hablar de cosas desagradables, etc, que tomamos como algo normal, y es una pena, porque se están perdiendo con el tiempo las formas, no solo en el arte del galanteo sino de la educación en general.

Así que, estando en la mesa, si tienes intenciones de hacer algo que a ti no te gustaría, recuerda que para eso sirve levantarse educadamente e ir al baño a «desahogarte».