Cuarentones sin hijos

Desde luego, quien piense que el modelo de familia no está tremendamente en sus horas bajas es que no ha mirado a su alrededor, y es que la incertidumbre laboral y económica que tenemos encima está ralentizando a pasos de gigante la aparición de parejas de cuarentones sin hijos y sin un euro.

Las nuevas generaciones no aspiran a tener hijos, eso ni se les pasa por la cabeza, pero es que llega el punto en que ni siquiera piensan en vivir en pareja, y en solitario ya ni os cuento… 

Ha llegado el punto en que no veinteañeros o treintañeros, si no cuarentones, terminan «independizándose» de sus padres, porque se han convertido en auténticos chupópteros y no abandonan el nido ni a tiros, y han apostado por vivir en pisos compartidos.

Cuarentones sin hijos

Ultimamente lo que se lleva es que tú y tu pareja, como no podéis compraros vuestro nidito, pues compartís gastos con amigos y amigas y vivís todos bajo el mismo techo…

Seguro que tenéis a más de un amigo que se ha ido a vivir con su chica a un piso de tres habitaciones, y en lugar de estar pensando en decorar una habitación para el día que vayan a ser papás, lo que han hecho es ocupar un cuarto, mientras que en los otros dos viven otros dos chicos o chicas. Amig@s con los que estudiaron en la Universidad y con los que comparten los gastos de una hipoteca o de un alquiler que no pueden costear ellos solos.

Todos cuarentones, la mayoría con sueldos precarios, aunque tiene unas carreras bastante suculentas, pero que con la crisis a lo más que han llegado es a servir una hamburguesa con ketchup y un refresco…

Cuarentones sin hijos

Sueldos muy bajos, que han creado un nuevo concepto de «familia feliz», son grupos que suelen juntarse los domingos para comer, suelen irse de vacaciones juntos, etc, etc.

Es curioso pero de pasar a ser un «matrimonio» con hijos, los hombres y mujeres estamos pasando de, con suerte compartir piso, ni pensar en hijos y como la gran mayoría compartir piso para paliar gastos, pero eso sí, yendo a casa de mamá a que nos llene los tuppers que vamos amontonando en la nevera.

Los  planes de futuro de los cuarentones han cambiado mucho en unos años, yo, hoy justo, cumplo 41 años, me cogió la época de las bodas en auge, y lo aprovechamos, tengo un hijo de casi ocho años y sin pensamientos de tener ninguno más, no por falta de ganas, si no porque no se puede, en lugar de compartir piso con amig@s, lo hacemos con mi suegra, ella ha cerrado su casa y se ha venido a la nuestra para, de este modo, ayudarnos económicamente y ella no está sola…

¿Por qué a muchos cuarentones les pasa lo mismo? Es muy sencillo, los que con suerte tenemos trabajo, estamos en un sin vivir porque no sabemos cuanto tiempo nos van a «aguantar» y por lo tanto optamos por una vida distinta a la que pensábamos en un momento dado pero que nos facilita un poco más las cosas.

La precariedad laboral y económica que vivimos en la actualidad no ofrece la posibilidad de vivir en pareja y tener hijos como antaño y si lo hacemos, llega el momento en que tienes que vivir con una austeridad tremenda, y lo sé por experiencia propia, así que te planteas o compartir piso o seguir en casa de tus padres hasta que te jubiles…

Claro que también está el caso de parejas en las que los dos miembros trabajan, toda una suerte, y como están tan pendientes de sus progresos profesionales van dejando la etapa de tener hijos para más adelante, así que en lugar de las familias numerosas que veíamos a mediados del siglo pasado, lo que nos trae el futuro es un alto porcentaje de población envejecida y con serias dificultades para el mantenimiento del sistema público de salud…

Y como dice el refrán: Soltero y cuarentón… qué suerte tienes ladrón!! …

 

Escribir un comentario