Hombres con la piel sensible y el sol

El Verano es, sin lugar a dudas, una de las épocas del año en que mejor lo paso, bueno este Verano, está siendo especialmente malo para los hombres con la piel sensible porque entre el solazo que hace y el calor tan insoportable, la epidermis sufre durante las 24 horas del día.

Para quienes gustáis de ir a la playa, a la piscina o hacéis excursiones o planes más largos con los amigos o en familia, el sol puede convertirse en vuestro peor enemigo.

El Sol, el peor enemigo de los hombres con piel sensible

Los hombres con la piel sensible debemos tener ciertos cuidados a la hora de exponernos al sol, de acuerdo que cierta cantidad de rayos solares tiene muchos beneficios, pero también hay que tomar algunas precauciones para evitar posibles daños.

hombre en la playa

Los beneficios de tomar el Sol son muchos, entre ellos:

1. Activación de la circulación sanguínea corporal.

2. Fijación del calcio en los huesos.

3. Mejora el aspecto de la piel.

4. Se estimula el sistema inmunológico.

5. Disminuye la tensión sanguínea.

6. Eleva el estado de ánimo.

Pero, aunque los beneficios son múltiples, tomar el sol sin protección o demasiadas horas, puede conllevar bastantes problemas como pueden ser:

hombre en la playa

1. Envejecimiento de la piel.

2. Mayor riesgo a padecer cáncer.

3. Deshidratación e insolaciones.

4. Aparición de manchas e irritaciones en la piel.

Los hombres con piel sensible también podemos disfrutar del sol, pero siempre hay que tener en cuenta algunos detalles para que esos momentos se conviertan en un placer y no en un problema.

Antes de comenzar a tomar el sol, lo primero que debes hacer es escoger un protector solar adecuado para tu piel y para la temporada en que lo vayas a usar, pero también tienes que pensar, antes de elegirlo, es en el tono de la dermis.

Tendrás que ponerte el protector solar por lo menos media hora antes de exponerte al sol y repetir este mismo proceso cada hora y media o, por lo menos, cada vez que salgas del agua si estás en la playa o en la piscina.

Es muy importante que escojas, a la hora de broncearte, las horas en las que el sol está menos agresivo, es decir, por la mañana hasta las 12 y, por la tarde, a partir de las cinco. A esas horas, te aseguro que la piel también se broncea, pero lo bueno que tienen es que los rayos del sol te van a perjudicar mucho menos.

Si tienes previsto estar en la playa en las horas en las que el sol incide más, es decir, a mediodía o a primera hora de la tarde, lo recomendable es que uses un sombrero y que coloques en el suelo una buena sombrilla para resguardarte debidamente.

No olvides hidratarte continuamente y, sobretodo, insistir con el uso de la protección solar en las zonas que tengas más sensibles, como pueden ser los hombros o la cara.

Después de pasarte unas horitas en la piscina o en la playa, es muy recomendable que te peques una buena ducha de agua tibia y te apliques en la piel una generosa cantidad de After Sun para que tu piel se recupere. Continúa hidratándote, ya lo has hecho por fuera, ahora toca por dentro, con agua, zumos, frutas, etc.

Ya verás como de este modo y aunque tengas la piel sensible podrás disfrutar de un Verano muy especial sin ningún tipo de sufrimiento, además son pequeñas cosillas que puedes poner en práctica con facilidad.

Escribir un comentario