Intralipoterapia, en qué consiste

hombre con barriga grande para hacerse una intralipoterapia

Cada vez más, hay novedades en tratamientos estéticos para eliminar el exceso de grasa que a veces se instala en determinadas zonas del cuerpo, de ahí que haya surgido la Intralipoterapia, uno de los tratamientos de estética más demandados tanto por hombres y mujeres.

La Intralipoterapia consiste en inyectar una sustancia llamada ácido desoxicólico, que se trata de una solución acuosa con base gelatinosa y completamente biocompatible, que se encuentra en el cuerpo humano y que se reabsorbe con facilidad.

Intralipoterapia para eliminar la grasa acumulada

La Intralipoterapia es un tratamiento estético que está especialmente indicado para eliminar la acumulación de grasas que aparecen en el abdomen, caderas, muslos, brazos y rodillas, pero no se recomienda su uso en personas con obesidad.

hombre haciendo ejercicio

Este tratamiento consiste en inyectar unas agujas finísimas con una solución acuosa que es capaz de licuar la grasa, pero no resulta eficaz, como ya os he dicho, en casos de obesidad sino solo en aquellos pacientes que quieren hacer desaparecer ciertas acumulaciones de tejido adiposo que se resisten a abandonar el cuerpo aunque se realice una dieta saludable o actividad física diaria.

 

Este avanzado tratamiento médico estético necesita una consulta previa por parte de un especialista que después de estudiar tu caso en concreto, determinará el número de sesiones que necesitarás para obtener los resultados deseados.

La intralipoterapia está indicada en casos en los que la grasa se concentra en puntos concretos pero que no son demasiado extensos. Como regla general, se necesitan un mínimo de tres sesiones, con descanso de unas tres semanas, entre una y otra. 

hombre en el gimnasio

Entre las ventajas de la intralipoterapia destaca sobretodo que NO es una técnica quirúrgica, por lo que las molestias se suelen limitar a un pequeño escozor y/o enrojecimiento de la zona en la que se aplican las microinyecciones, unas horas después del tratamiento.

Pero esta técnica no está indicada en mujeres embarazadas o lactantes, cuando existen infecciones, diabetes o enfermedades serias de corazón, hígado o riñón, tampoco está indicada en pacientes con trastornos hemorrágicos o de coagulación y aquéllos que se sometan a terapia anticoagulante.

Este tratamiento, si así lo aconseja el especialista, se puede completar con sesiones de ultracavitación para lograr los resultados más óptimos en el menor tiempo posible.

La Intralipoterapia, como ya os he dicho, no está indicada como tratamiento de la obesidad ni el sobrepeso, es decir que NO sustituye a la liposucción o lipoescultura aunque sí puede ser complementario. Sobre la celulitis superficial tiene un efecto parcial solo y tampoco es el tratamiento adecuado para ello.

Una gran ventaja de este tratamiento es que los adipocitos que se disuelven no vuelven a formarse, por lo que una vez que se llega al final del tratamiento no debe realizarse ningún tratamiento de mantenimiento posterior.

Lo ideal es que después del tratamiento se utilice una prenda de presoterapia o unas medias de compresión durante los primeros días. No se debe masajear la zona después de la infiltración, ni hacer ejercicio en las primeras 24 horas y se debe esperar unos dos meses de la última infiltración para realizar tratamientos como plataformas vibratorias, radiofrecuencia, etc.

La reincorporación a la vida normal es muy rápida porque no necesita reposo y las molestias son mínimas.

Los resultados de este tratamiento van progresivamente y comienzan a ser visibles a partir de la segunda o tercera semana de la primera sesión. Dependiendo de la zona que se vaya a tratar y de la cantidad de grasa localizada se van a necesitar más o menos sesiones que se irán evaluando durante cada visita.

 

 

Escribir un comentario